una triste,pero bonita historia motera...

  • varamon
  • Avatar de varamon Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Moderador
  • Moderador
  • Con la Varadero en el corazón...
Más
3 años 7 meses antes #2333 por varamon
varamon Publicó: una triste,pero bonita historia motera...
Me desperté sudando y con la garganta agarrotada, todo estaba a oscuras...
el dial luminoso del radio despertador marcaba las tres y veinticinco de la
mañana, por entre las rendijas de la persiana bajada penetraban unos débiles
puntos de luz de las farolas de la calle, estaba en mi cuarto, cuando
desperté estaba aturdido y me sentía perdido.
En ese momento se abrió la puerta de mi cuarto y se encendió la luz, que me
dejó ciego unos segundos.
En el umbral de la puerta estaban mis padres, ese par de casi abuelos que
llevaban cuidando de mí toda su vida, en sus caras había una mascara de
miedo y preocupación, al verlos un sentimiento de culpa me invadió.
"dios mío... pero si tengo treinta y dos años y aún tienen que cuidar de mí"
-¿estas bien?-preguntó mi padre, mientras mi madre toda preocupada se
sentaba en mi cama y me cogía de la mano.
-si-respondi yo-no pasa nada, un mal sueño.
Mi madre me miro con amor, me revolvió el pelo y sin decir nada le hizo un
gesto a mi padre y los dos salieron de mi cuarto.

Incapaz de dormirme, no pude hacer otra cosa que recordar una y otra vez
aquel extraño sueño, me resulto muy curioso él poder recordarlo tan
vividamente, generalmente uno se olvida de lo que ha soñado al poco tiempo,
pero yo este lo recordaba de principio a fin, traté de repasarlo por si le
encontraba algún significado.

Primero: en el sueño estabamos yo y otros tres colegas con las motos a saco
por un estupendo puerto de montaña, íbamos a muerte como siempre, lo raro
era que al poco de ir subiendo el suelo estaba nevado y una espesa niebla lo
cubría todo, pero nosotros no bajábamos el ritmo.

Conclusión: imposible, esos tres amigos estaban muertos, los había ido
perdiendo uno a uno sucesivamente en sendos accidentes de moto, otra cosa,
me considero bueno llevando una moto, pero ni el mismísimo kevin schwantz
seria capaz de andar como en el sueño con una moto sobre la nieve y con
niebla.

Segundo: mis amigos montaban en unas preciosas motos negras que apenas
hacían ruido, no se veía la marca de aquellas maquinas, aquello me
obsesiono, ya que mi moto era una de las más potentes del mercado actual y
les iba perdiendo terreno poco a poco, al rato lo único que podía ver eran
una especie de relámpagos azules que provenían de sus escapes.

Conclusion:imposible de nuevo, mis colegas tenían motos normales, no
aquellos "misiles"y todas con escapes huecos que retumbaban como mil
demonios, además eso de ir dejándome tirado a mí. ni en sueños.

Tercero:al final del sueño yo iba ya en solitario, a pesar de ir con casco
recuerdo que gritaba sus nombres y podía oír perfectamente el eco en el
aire, estaba asustado de no tenerlos cerca de mí, al final, recuerdo que me
detuve al final de una curva, de nuevo gritando asustado los nombres de mis
amigos.
No me respondieron y sentí que los había perdido, comencé a llorar.
Me recuerdo a mí mismo sentado sobre la nieve, en medio de aquella niebla,
mis lagrimas derritiendo poco a poco la nieve sobre la que caian, sin saber
que hacer.
Entonces otra moto llegó como de la nada y deteniéndose frente a mí, sin
parar el motor, sin levantarse la visera del casco siquiera. una voz
tranquila me dijo que me tranqulizase,que mis amigos estaban bien,que me
estarían esperando en el bar en la cima del puerto.
Me levanté como un muelle del suelo y comencé a hacerle mil preguntas
atropelladamente al desconocido piloto, este se limitó a levantar una mano
para hacerme callar y con la otra mano enfundada en un guante blanco me
entregó un mapa."sigelo" lo oí decir dentro de mi cabeza, yo cogí el mapa,
estaba doblado y empecé a desdoblarlo, cuando lo hice y lo abrí estaba en
blanco, enfurecido levante la vista para decirle cuatro cosas al piloto
fantasma, pero claro... allí no había nadie.
Entonces de nuevo comencé a gritar y fue entonces cuando me desperté.

Conclusión:tengo que dejar el jack Daniel´s cuanto antes, creo que
últimamente me estoy sobrando de cojones con él, joder a ver si me duermo y
me olvido de toda esta ******, que lo único que hago es revivir malos
tiempos.

************************************

Apagué la luz, respire profundo y me tumbé de nuevo en la cama, no podía
dormir, una y otra vez veía el rostro de mis colegas tomando un café con
gotas justo antes de salir de ruta hacia pingüinos con una nevada de tres
pares de cojones. haciendo bromas,contando historias....vivos.
Tras media hora de dar vueltas en la cama de mala ostia encendí la luz,
tenia los ojos como platos y un mal nervio en el cuerpo que para que
contaros, y para colmo, la sabana debía tener una costura fuerte que no
hacia más que rasparme las piernas.
Desesperado metí la mano entre las sabanas decidido a arrancar la costura
aunque fuese con los putos dientes. cual seria mi sorpresa al tocar un trozo
de papel doblado.
"No puede ser..."fue lo primero que pensé antes de sacar la mano de entre
las sabanas.
Temblando como un flan y tratando de imaginar cualquier explicación racional
al porque de un trozo de papel dentro de mi cama terminé por sacar la mano.
"Caguen dios. un mapa"me dije cuando lo tuve ante mis ojos.
"No puede ser. no puede ser"me repetía una y otra vez mientras con mis manos
temblorosas lo iba desdoblando.

****************************************

Al día siguiente, para las ocho menos cuarto de la mañana, tenia la ZX-10RR
del 2006 frente a la casa lista para el baile, y yo me terminaba de tomar mi
cuarto café solo enfundado en mi traje de cuero, tratando sin conseguirlo de
explicarles a mis preocupados padres que salía de viaje hacia ningún sitio
concreto con la moto en invierno y que no sabia cuando iba a regresar.
Al final mi madre hizo callar a mi padre y me dijo que tuviese cuidado con
la moto, mi padre no estaba convencido para nada de mi cordura, pero mi
madre fue tajante y ahí se terminó la discusión.
Me despedí de ella con un beso y agarrando mi casco y los guantes salí de
casa.
En la callé hacia un frío de cojones, y aún era noche cerrada, pero aquello
no me amilanó lo más minimo, lo único que hice fue pasar la mano sobre el
pecho de mi traje, allí sentí el mapa, todo estaba en orden.recogí del suelo
una pequeña mochila con mí visa y otras cosas imprescindibles, me plante el
casco y los guantes y monté en la moto, como siempre arrancó a la primera y
como siempre también el agudo silbido del Remus estaba pidiendo guerra.
"Esta vez no hay prisa..."le hable al tubo de escape"esta vez no."
Salí despacio hasta mí fabrica, los compañeros de trabajo me decían que si
estaba loco para ir en moto a currar con la helada que había, yo les ignoré
y entré a paso rápido hasta el despacho del jefe de planta.
Tampoco este se tomo muy bien lo de mi repentino viaje, pero cuando le dije
que si no me concedía una excedencia ilimitada desde ya, que se buscase otro
para controlar la producción. ,lo tenia un poco jodido ya que yo mismo había
creado el programa que controlaba la planta....
No le gustó nada mi tono exigente y así me lo hizo saber, pero al final
tragó... como no.
Por fin salí de nuevo al exterior, con permiso indefinido pero con el
compromiso por mi parte de pasarme allí todo el veranillo entero, mi jefe
era un tipo razonable.
De nuevo el ritual de colocarme el caso y los guantes, de nuevo arrancar a
la bestia, de nuevo en la carretera. ¿y ahora hacia donde?
En le mapa lo ponía muy claro y en mayusculas. CONDUCE SIN RUMBO HASTA QUE
VEAS EL CRUCE HACIA EL PUERTO DE LAS ANIMAS
Aceleré, quería salir cuanto antes a la carretera abierta, lo único claro
que tenia es que el cruce hacia ese puerto no estaba en el medio de Vigo.

************************************************** *****

Ya llevaba tres semanas en ruta... las dudas acerca del éxito de mi viaje
cada vez se hacían más pesadas, la soledad en la carretera hizo que
reflexionara sobre mi vida, llegué a muchas conclusiones, ya era hora de
hacer borrón y cuenta nueva, me jure a mí mismo que si mi viaje llegaba a su
fin como yo esperaba mi vida cambiaría.
Ya iba siendo hora de ir buscando una chica para compartir el resto de mi
vida, estar solo esta bien, pero a los treinta y tantos uno siente que se
queda atrás mientras los amigos forman un hogar, también y con todo el dolor
de mi corazón me desharía de mi preciosa ninja, la cuarta de mi saga
personal, me buscaría una menos radical, para poder seguir disfrutando de mi
pasión, pero un poco más cómodo y quizás llevando paquete... y un montón de
cosas más que ahora no vienen a cuento.

Lo bueno de esta vida es que después de tanto tiempo sobre dos ruedas tienes
buenos amigos en todas partes y nunca me falto una cama, una cena o una
buena cerveza por allí por donde pasé, incluso cumplí mi promesa de visitar
a un colega en Miranda que me estaba volviendo loco para que lo visitase.

Nunca les conté el porque de mi viaje, pero la verdad es que nadie me lo
preguntó, solo con llamar por el móvil antes de llegar a cualquier ciudad y
ya me estaban esperando como a un ser querido.os doy las gracias a todos
desde estas líneas por vuestra amistad y vuestra hospitalidad, sois únicos.

************************************************** *

El lunes siguiente, ya no recuerdo cuantos días levaba fuera de casa, iba
circulando a buen ritmo por una nacional cuando vi delante de mí como a unos
quinientos metros una moto parada en el arcén y a su piloto mirando el
motor, decidí para por sí necesitaba un cable.
Me detuve detrás suyo y saludé con la mano, la chica, preciosa por cierto,
me devolvió el saludo con gesto triste.
La Falco simplemente había pinchado, su bote antipincahzos estaba agotado,
pero el mío afortunadamente estaba intacto y en diez minutos se arreglo el
problema.
La morena casi no me dirigió la palabra, resultaba un poco extraño, pero yo
tampoco estaba muy hablador.una vez reparada la aprilia, me atreví a
preguntarla.
-¿hacia donde vas?
-no sé. -me respondió solemne.
-pues entonces igual que yo... -respondí sonriendo.
-¿tu tampoco sabes donde vas...?-preguntó extrañada.
Entonces una luz de alarma se encendió en mi cabeza.
-bueno veras. -comencé indeciso-estoy buscando el puerto de las Animas, pero
francamente no sé dónde esta.
La chica abrió tanto los ojos que parecía que se iban a caer al suelo allí
mismo.
-yo... -comenzó nerviosa-yo también estoy buscado ese puerto.
-¿me estas vacilando?-la interrogué.
-para nada... te lo juro-afirmó ella.
Solo había una forma de averiguarlo, así que me desabroche le mono y saque
el mapa.
Se lo mostré y ella se quedó helada un instante, después fue hacia su moto y
revolviendo entre su mochila me entregó otro mapa exactamente igual al mío.
-joder. -empecé yo
-esto es increíble... -aseveró ella.
-no estaba loco... -grité al viento
-yo tampoco... gracias a Dios-dijo ella aliviadisima.

Entonces comenzamos a hablar los dos a la vez como verduleras, así era
imposible entenderse, al final tuvimos que tranquilizarnos los dos y
decidimos continuar hasta el primer sitio donde poder tomar un café y
charlar tranquilos.

Para no extenderme, los dos habíamos soñado lo mismo, yo con mis amigos y
ella con su hermano, los dos llevábamos en ruta el mismo tiempo, ninguno de
los dos tenia ni **** idea de a donde nos dirigiamos, los dos habíamos
estado a punto de dar marcha atrás y de olvidarnos del asunto, pero ahora
que los dos estabamos juntos, estabamos decididos a seguir adelante hasta el
final.

Aún tuvimos que estar pateándonos el país casi otra semana, pero por fin
encontramos el cruce, como todo en esta historia fue de la manera más
extraña.
Aquella tarde los dos estabamos cansados y helados de frio, una fuerte
tormenta nos había pillado en un largo tramo perdido de la mano de dios y
nos habíamos puesto hasta el culo de agua, yo notaba como se colaba por las
juntas del cuero entumeciéndome el cuerpo lentamente y por los gestos que
hacia Raquel... a ella le ocurría lo mismo.
Llegamos a una gran recta que se perdía en el horizonte, aquello te
desanimaba, ya necesitábamos hacer una paradita para tomar un café calentito
y echar una meada, pero de momento por lo que se veía nada de nada.
Aceleramos a fondo decididos a comernos con patatas aquella recta, pero
cuando estabamos por la mitad más o menos un inmenso banco de niebla
apareció de la nada y nos vimos obligado a soltar el puño, aunque parezca
increíble, la niebla se fue cerrando de tal manera que al final nos vimos
obligados a detenernos en el arcén.
Los dos estabamos un poco asustados, bueno... bastante asustados a quien
vamos a engañar, la niebla era tan espesa que tuvimos que agarrarnos de la
mano para no perdernos, ni las motos que estaban a menso de un metro
podíamos ver.
-¿te recuerda esta niebla a algo?-la pregunté.
-a lo mismo que a ti, supongo-respondió temerosa.
-esperemos a ver que ocurre-dije yo apretándole suavemente la mano.
Ella me devolvió el apretón y esperamos.

Al poco tiempo la niebla comenzó a desvanecerse, al principio lentamente,
pero luego fue como si una aspiradora gigante la absorbiera.
La recta seguía tal y como antes, pero el cruce que apareció a dos metros
delante de nuestras narices antes no estaba, lo juro por lo más sagrado.
Caminamos siempre agarrados hasta el cartel que había junto al cruce, era un
cartel de esos con fondo marrón, con un pico nevado en blanco y una
inscripción en relieve que rezaba lo siguiente:
LAS ANIMAS 1800M

Una sensación de alegría nos invadió y acabamos abrazados gritando de
alegria, una vez superpuestos a la impresión inicial, nos separamos y fuimos
corriendo a por las motos.

Cogimos el cruce y aceleramos a fondo para llegar cuanto antes a nuestra
cita, aquel puerto era el sueño de cualquier motero que se preciara, buen
asfalto curvas cerradas pero amplias, y una sensación imposible de explicar
pero que te hacia sentir que no había trafico en sentido contrario.
Seguimos subiendo a un ritmo infernal hasta que poco a poco fuimos empezando
a ver nieve en los arcenes, entonces bajamos el ritmo a una velocidad
prudencial deseando ver en el final de la siguiente curva el final del
puerto.

Llegamos a la cumbre poco después nos llevamos la sorpresa de nuestra vida,
la carretera se terminaba en un gran parking, el parking estaba atestado de
motos y moteros... y se acabó... no había bar, no había nada más.

Aparcamos las motos junto a las otras y nos quitamos los cascos.reinaba un
silencio sepulcral, cientos de ojos se clavaban en nosotros, hice lo que
debia, saludar.

-hola, ¿qué tal?-dije poco convencido de recibir respuesta.
-hola. -respondió una voz anónima a la que poco después se unieron otras.

Agarré de nuevo a Raquel de la mano y juntos caminamos hacia el grupo.nos
recibieron entre ellos y comenzamos a charlar del viaje y de cosas vanales,
nadie se atrevía a decir nada más concreto.
Solo un pequeño grupo separado por poco más de dos metros del resto se
tomaba aquella espera con alegria, charlaban animadamente entre ellos, se
hacían bromas... pero también se los notaba nerviosos en el fondo.

Nos acercamos hasta ellos, y sin más les pregunté sin tapujos:
-¿vosotros sabéis de que va esto?
Se callaron y nos miraron con una media sonrisa, uno de ellos, un tipo de
unos cuarenta y tantos que llevaba un mono de cuero viejo y destrozado por
todos los lados me respondió.
-¿es vuestra primera vez?
Raquel y yo asentimos con la cabeza.
-Ósea que no sabéis donde **** estáis,¿no?
Negamos con la cabeza.
-¿tu no sabes que todos los moteros y moteras van al cielo cuando mueren?
Empezaba a creer que me estaba tomando el pelo.
¿Me estas contando que esto es el cielo?-pregunté un poco mosca
-si-afirmo rotundo -pero este es el de los moteros.
-tu alucinas-le espeté
-espera y veras. -me dijo con sorna.
-¿a quien?-pregunté
-**** pues a San Pedro, que es el que tiene las llaves del garito.
"este se mete..."pensaba yo, pero antes de que pudiese seguir con el
interrogatorio, el tipo me hizo un gesto señalando a mi espalda
Instintivamente nos dimos la vuelta y casi nos caemos de culo al ver frente
al grupo de moteros y moteras al tipo extraño del sueño desmontando de
aquella extraña moto negra.el tipo no abrió la boca, pero todos en nuestro
interior sentimos una cálida sensación de bienestar.
El desconocido piloto abrió los brazos y apuntó su shoei negro al cielo,
entonces un potente rayo cayó desde allí, dejándonos a todos sin visión y
cuando recuperamos la vista, frente a nosotros había un gran bar de
carretera.Os juro que era para verlo. todos nosotros soltamos un gran OOHHHH......
Cuando lo tuvimos delante, en un gran neón de colores se podía leer el
nombre del garito.
LA CASA DE LA BOMBA
Raquel y yo nos miramos y sonreímos como estúpidos.
La puerta del bar se abrió y el piloto fantasma, aún con el casco puesto
volvió el cartel de CERRADO a ABIERTO, después, desapareció en el interior.
Al momento, el grupo de los veteranos comenzó a correr dando gritos hacia el
bar, los demás, poco a poco, los seguimos.
Justo antes de traspasar la puerta, Raquel y yo nos miramos, hicimos un
gesto afirmativo con la cabeza y empujamos la puerta.

El interior del garito estaba casi a oscuras, lo único que estaba iluminado
era la inmensa barra del bar, dentro de la cual había un montón de camareros
y camareras, a cuál más musculoso o preciosa. ¿serian ángeles?
La música comenzó a sonar entonces. un ritmo alegre de piano que pronto se
convirtió en la famosa "California girls",pero en la versión de David Lee
Roth,el cantante de los Van Halen.aquella música me empezó a dar un buen
rollo que te pasas...así que medió bailando me llevé a Raquel hasta la barra
del bar.
-un black Jack por favor y tu Raquel que tomas...
-otro por favor, pero con cola.

La preciosa camarera que me atendió nos puso las bebidas al instante,"
bien... esto va de **** madre"pense para mí, cuando le dije que era lo que
le debía me mostró la mejor de sus sonrisas y me dijo:
-esta noche están invitados.

************************************************** *****
La cosa con el tiempo y con las copas se animó que no veas. al rato en una
pantalla gigante empezaron a proyectar viejas carreras de motos....todo el
mundo vibró y gritó de emoción cuando salió la apurada de frenada de kevin a
rayne....luego espectáculo de gogos y bailarines vestidos de moteros...pero
con el mínimo cuero.....
Todos nosotros unos perfectos desconocidos charlábamos y bromeábamos entre
nosotros como si fuésemos colegas de toda la **** vida... sí,
definitivamente aquello era el cielo, entre amigos, con buena música y las
copas corriendo sin parar. y eso que aún faltaba lo mejor de la noche.

¿Alguna vez os habéis emocionado tanto que no habéis podido evitar temblar?
Yo sí, os diré como pasó.
Derrepente y sin previo aviso la luz se fue, la música se detuvo y nos
quedamos todos mudos y sin saber que hacer. fueron unos segundos no aptos
para cardiacos,entonces en medio de aquella oscuridad la música comenzó a
sonar de nuevo...

Reconocí la canción al segundo. eran los sintetizadores que empezaban el
"Turbo Lover"de los judas,cuando empezaron las primeras guitarras....un foco
se encendió en medio del bar y bajo él un tío vestido con traje de
cuero,casco ,botas y guantes empezó a bailar....al segundo otro foco y una
bailarina sobre una de aquellas motos negras siguió la coreografía.....el
volumen de la música subió,los focos se encendieron....el ballet al completo
bailaba al son de las potentes guitarras.
Y entonces, en la parte más cañera de la canción se abrió la puerta del bar
y empezaron a entrar en fila más moteros, pero esta vez pasaba algo raro...
No me di cuanta de lo que realmente estaba pasando hasta que derrepente una
chica de entre nosotros dio un grito y salió petada a empujones de entre la
gente hasta que se fundió en un abrazo con uno de los nuevos visitantes.
Entonces a esta le siguieron un par de tipos, y luego otros y después más
aún, hasta que derrepente Raquel dio otro grito, se me soltó de la mano y
corrió hasta encontrarse con su hermano, los que aún quedábamos en la pista,
nos mirábamos unos a otros y hacia la puerta alternativamente. hasta que
derrepente entraron mis colegas...
Me quedó helado. Allí venían ellos, con sus trajes impecables... hablando
animadamente entre ellos, quise gritar sus nombres, pero os juro que no pude
hacerlo... un nudo en la garganta me lo impidió, entonces, ya con unos
lagrimones en los ojos enormes, empecé a correr hacia ellos.
Me vieron llegar al galope tendido y me recibieron con los brazos abiertos,
me abracé a ellos llorando como un crío.
Permanecimos así un buen rato, mis colegas me daban palmaditas en la espalda
hasta que al final pude contener las lagrimas, luego quise hablar, pero
ellos se limitaron a señalarme la barra del bar.

Ya no sabia cuantos black jack llevaba, pero tenia un subidon de la ostia,
no me podía creer que aquello era real, estaba con mis colegas como si nada
hubiese pasado, podía tocarles, invitarles a un cigarro, charlar con ellos
de todo lo que se nos quedó pendiente...
Les pregunte que como era el cielo... y los tres al unísono se limitaron a
decirme:
-Vaya circuitos chico, vaya circuitos...

Al poco se nos unió Raquel con su hermano y la fiesta siguió y siguió, yo
quería mantenerme despierto y tratar de seguir alargando aquella velada,
pero no se como al final me dormí.

************************************************** ***********************

Tiempo más tarde, me desperté sobresaltado, un camarero me dijó que tenían
que cerrar por este año... le miré extrañado, pero se limitó a señalarme la
puerta. Raquel dormía frente mí y la desperté.se sintió extrañada y buscó a
su hermano con la vista.
Ya no estaban, todos se habían desvanecido tal y como habían llegado. Me
sentía confuso, por un lado quería volver a ver a mis amigos, pero por otro
lado me sentía infinitamente tranquilo, sabia que estaban bien, sabia que su
muerte en el asfalto solo fue un tramite hacia algo mucho mejor, además,
sabia que los volvería a ver, sobre la mesa, escrito con mayúsculas sobre el
polvo un simple:

Hasta el año que viene

Me decía que esta no iba a ser la ultima vez, que viera a mis amigos.cogí de
nuevo de la mano a Raquel y salimos del bar, eramos los últimos en hacerlo,
en la calle ya todo el mundo se preparaba para la vuelta, pero nadie había
salido aún, parecia que nadie quisiese dejar aquel lugar.
De nuevo apareció en aquella fría mañana el piloto fantasma, de nuevo miró
al cielo y otro gran rayo hizo desaparecer LA CASA DE LA BOMBA.
Despues, con un simple hasta el próximo año y un saludo en V, se perdió de
nuevo entre la niebla.
Entonces ya nada quedó por hacer allí, montamos todos en nuestras motos y
comenzamos a bajar el puerto agrupados, cuando dejamos el cruce unos tomaron
una dirección y otros otra, entonces el cruce desapareció.
Poco a poco el grupo se partió en trozos más pequeños hasta que al final
solo quedamos Raquel y yo.
-¿de donde eres?-la pregunte una vez que eramos los únicos en seguir la
misma ruta.
-de Gijon-dijo ella.
"No es muy lejos"pense yo.
-¿sales con alguien?-la pregunté decidido.
-¿pues?-se hizo la remolona.
-Me gustaria seguir viendote-me lancé.
-a mí también... -afirmó ella.
-genial-respondí.

************************************************** **************************
***

UN AÑO DESPUES.

Este año lo hicimos diferente, me anticipe y pedí vacaciones con antelación,
Raquel no tuvo que hacerlo, ya que comenzaría a trabajar en Vigo dentro de
doce dias, se había ha venido a vivir conmigo hace tres meses, nos iba de
cine.
Yo estrenaba una preciosa ZZR1400 para este viaje, raquel vendría con su
falco, no renunciaría a ella ni siquiera por mi...,jejeje..Cada día estaba
más enamorado de ella.
Ya tenia ganas de encontrarme de nuevo con mis amigos, esta vez les pediría
fotos del cielo... para saber lo que nos esperaba a los demas, simple
curiosidad.

El mejor motero es aquel que llega a viejo subido en su moto...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Moderadores: PorravaramonWorse